Just another WordPress.com site

Leyendas y Reflexiones

 

 La Tienda de Abarrotes del Cielo

Hace tiempo, caminaba por la carretera de mi vida.
Un día vi un letrero que decía, "TIENDA DE ABARROTES DEL CIELO".                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           
Al acercarme, la puerta se abrió de par en par y de pronto me encontraba ya dentro de la tienda. Vi un grupo de ángeles. Estaban por todas partes.
Uno de ellos sonrió, me dio una canasta y dijo, "Hijo mío, compra con cuidado".
Todo lo que un ser humano necesita estaba en esa tienda de abarrotes. Y si no podías con todo, podías regresar al día siguiente por más.
Primero tomé un poco de PACIENCIA. El AMOR estaba en el mismo pasillo. Más abajo estaba COMPRENSION; a cualquier lado donde vayas, siempre necesitas un poco de eso. Tomé una o dos cajas de SABIDURIA, una o dos bolsas de FE. Me detuve para tomar algo de FUERZA y VALOR que me ayudara a correr esta carrera.
Entonces mi canasta empezaba a llenarse, pero recordé que necesitaba aún algo de GRACIA. No olvidé llevar la SALVACION, además de que era gratis. Así que traté de tomar suficiente de eso para salvarnos a tí y a mí.
Entonces me dirigí a la caja para pagar la cuenta. Pensé que tenía todo para hacer la voluntad del SEÑOR.
Mientras caminaba por el pasillo, vi ORACION; y pensé que tenía que tomar un poco, porque sabía que si no lo hacía, caería en el pecado.
Había montones de PAZ y ALEGRIA; eran los últimos dos en la repisa. CANTO y ALABANZA estaban cerca, así que tomé un poco también.
Entonces le dije al ángel, "A ver, cuánto debo?".
Me sonrió de nuevo y dijo,

 

"HIJO MIO, DIOS PAGO TU CUENTA HACE MUCHO TIEMPO".

 

 Actitud

Las circunstancias de la vida se presentan ante nosotros
como dados lanzados sobre una mesa de vidrio.
No importa como los tiremos, pues podremos ver cualquiera de los
números, variando nuestra perspectiva.
En la vida hay personas que solo ven los números bajos y
otras que siempre ven los números altos.

Cuentan que un rey tenia un consejero que ante circunstancias
adversas siempre decía: "que bueno, que bueno, que bueno".
Un día de cacería, el rey se corto un dedo del pie y el consejero
exclamo: "que bueno, que bueno, que bueno".

El rey, cansado de esta actitud, lo despidió y el consejero respondió:

"que bueno, que bueno, que bueno".

 

Tiempo después, el rey fue capturado por una tribu para sacrificarlo
ante su dios. Cuando lo preparaban para el ritual, vieron que le
faltaba un dedo del pie y decidieron que no era digno para su
divinidad al estar incompleto, dejándolo en libertad.

El rey ahora entendía las palabras del consejero y pensó:
"que bueno que haya perdido el dedo gordo del pie, de lo contrario

ya estaría muerto".

Mando llamar a palacio al consejero y le agradeció.
Pero antes le pregunto por que dijo "que bueno" cuando fue despedido.
El consejero respondió: "si no me hubieses despedido,
habría estado contigo y como a ti te habrían
rechazado, a mi me hubieran sacrificado".

La vida es como un laberinto, con muchos caminos por tomar.
En el diario caminar podemos estrellarnos contra
las paredes cuando las circunstancias son difíciles.
Pero hay que tomar una actitud como la del consejero de la historia:
positiva y de desapego.

Nada ganamos angustiándonos, preocupándonos y
torturándonos con los problemas.
Para cualquier dificultad en la vida existe una razón que muchas veces
escapa a nuestra perspectiva y no entendemos en el momento.

No podemos entender el porque de todas las paredes
del laberinto, a menos que nos elevemos y veamos la figura completa.
La vida es un aprendizaje permanente:
todo estudiante recibe primero la lección y luego los
problemas por resolver.
En la vida real es al revés: primero nos dejan problemas para resolver y
luego debemos deducir la lección.
De la misma forma como la tensión durante un examen hace que baje
Nuestro rendimiento, la vida nos prueba que la mejor forma
de rendir bien es con desapego y una buena actitud.
*Por que es tan difícil enfrentar los problemas con una actitud
positiva?, por la distancia entre usted y el problema.

Imagínese que va en patines y remolcado por un auto, si
tiene la cuerda muy corta entre usted y el auto, seguramente
no vera con anticipación los baches en la pista y se golpeara.
En cambio, si usted es remolcado por un auto con una
soga larga, vera los baches y podrá esquivarlos.

Lo mismo ocurre en la vida: mientras mas distancia tomemos
y tengamos mas soga entre nosotros y los problemas,
podremos tener la libertad para escoger nuestra respuesta y
evitar los golpes.
El estrés, el trabajo exagerado, la falta de tiempo para descansar, para
la familia y para desarrollar actividades espirituales; en suma,
el estar desbalanceado acorta la soga y nos quita libertad para responder.

Si llegamos del trabajo con estrés y nuestro hijo comete
una travesura, reaccionamos desproporcionadamente,
haciéndole daño a quien mas queremos.
Cuando estamos tensos y con sobrecarga de trabajo en la oficina y un
Colega nos hace una critica, explotamos.
Así creamos un clima laboral contraproducente y afectamos las relaciones
interpersonales.

Dedíquele tiempo a la persona mas importante de su vida: Usted.
Alargue su soga ante los problemas, balanceando su vida.
Así, la próxima vez que se enfrente a una dificultad
podrá decir como el consejero del rey:
"que bueno, que bueno, que bueno".
No les va a pasar nada si no lo reenvían, pero si lo hicieran,
no olviden hacerlo con desapego y una buena actitud

Háganles saber a sus seres queridos lo mucho que los quieren,
no en este día, sino en cada oportunidad que se les presente…

Arriesgarse a vivir 

Reír, es arriesgarse a parecer un tonto.
Llorar es arriesgarse a parecer un sentimental.
Hacer algo por alguien, es arriesgarse a involucrarse.
Expresar sentimientos, es arriesgarse a mostrar tu verdadero yo.
Exponer tus ideas y tus sueños, es arriesgarse a perderlos.
Amar, es arriesgarse a no ser correspondido.
Vivir, es arriesgarse a morir.
Esperar, es arriesgarse a la desesperanza.
Lanzarte, es arriesgarse a fallar.
Pero los riesgos deber ser tomados,
porque el peligro más grande en la vida es no arriesgarse nada.
La persona que no arriesga, no hace, ni tiene nada.
Se pueden evitar sufrimientos y preocupaciones, pero simplemente
no puede aprender, sentir, cambiar, crecer, amar y vivir…
SOLO UNA PERSONA QUE SE ARRIESGA ES LIBRE.

 

 Así es el Amor

Duele amar a alguien y no ser correspondidos.
Pero lo que es más doloroso es amar a alguien y nunca encontrar el valor para
decirle a esa persona lo que sientes.
Tal vez Dios quiere que nosotros conozcamos a unas cuantas personas equivocadas antes de conocerá la persona correcta, para que al fin cuando la conozcamos, sepamos ser agradecidos por ese maravilloso regalo.
Una de las cosas más tristes de la vida es cuando conoces a alguien que significa todo y solo para darte cuenta que al final no era para ti, lo tienes que dejar ir.
Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra puerta se abre, pero algunas veces miramos tanto
tiempo a aquella puerta que se cerró, que no vemos la que se ha abierto frente a nosotros.
Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero también es cierto que no sabemos
lo que nos hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos.
Darle a alguien todo tu amor nunca es un seguro de que te amara, pero no esperes que te amen;
sólo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona, pero si no crece se feliz por que creció en el tuyo.
Hay cosas que te encantaría oír y que nunca escucharás de la persona que te gustaría que te las dijera,

pero no seas tan sorda(o) para no oírlas de aquel que las dice desde su corazón.
Nunca digas adiós si todavía quieres tratar.
Nunca te des por vencida(o) si sientes que puedes seguir luchando.
Nunca le digas a una persona que ya no la amas si no puedes dejarla ir.
El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado.
A aquel que aún cree, aunque haya sido traicionado.
A aquel que todavía necesite amar, aunque antes haya sido lastimado.
Y a aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo.
El principio del amor es dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos, y no tratarlos de
voltear con nuestra propia imagen, porque entonces sólo amaremos el reflejo de nosotros mismos en ellos.
No vayas por el exterior, este te puede engañar,
No vayas por las riquezas, por que aun eso se pierde.
Ve por alguien que te haga sonreír, porque toma tan solo una sonrisa para hacer que un día obscuro brille.
Espero que encuentres a aquella persona que te haga sonreír. Hay momentos en los que extrañas
a una persona tanto que quieres sacarlos de tus sueños y abrazarla con todas tus fuerzas. Espero que sueñes
con ese alguien especial.
Sueña lo que quieras soñar; Ve a donde quieras ir;
Se lo que quieras ser: Por que tienes tan solo una vida y una oportunidad para hacer TODO lo que quieras hacer.
Espero que tengas: Suficiente felicidad para hacerte dulce, Suficientes pruebas para hacerte fuerte,
Suficiente dolor para mantenerte humana(o), y suficiente esperanza para ser feliz.
Las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo; Solo sacan lo mejor de todo lo que
encuentran en su camino.
La felicidad espera por aquellos que lloran, aquellos que han sido lastimados, aquellos que buscan,
aquellos que tratan.
Por que solo ellos pueden apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas.

 

Baila como si nadie te estuviera viendo

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de casarnos, después de tener un hijo, y entonces después de tener otro.

Nos sentimos frustrados de que los hijos no son lo suficientemente grandes y que seremos más felices cuando lo sean.

Después de eso nos frustramos porque son adolescentes (difíciles de tratar).

Ciertamente seremos más felices cuando salgan de esta etapa. Nos decimos que nuestra vida estará completa cuando a nuestro esposo/a le vaya mejor, cuando tengamos un mejor auto o una mejor casa, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando estemos retirados. La verdad es que no hay mejor momento para ser felices que AHORA. Si no es ahora, cuando?.
Tu vida siempre estará llena de retos. Es mejor admitirlo y decidir ser felices de todas formas.

Una de mis frases preferidas es de Alfred D. Souza, él dijo: " Por largo tiempo me parecía que la vida estaba a punto de comenzar, " la vida de verdad", pero siempre había algún obstáculo en el camino, algo
que resolver primero, algún asunto sin terminar, tiempo por pasar, una deuda que pagar; entonces la vida comenzaría. Hasta que me di cuenta de que estos obstáculos eran MI VIDA" Esta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay camino a la felicidad, la felicidad "es el camino". Así que, seria bueno que atesores cada momento que tienes, y atesóralo mas
cuando lo compartes con alguien Especial, lo suficientemente especial para compartir tu tiempo, y recuerda que el tiempo no espera a nadie…

Así que deja de esperar hasta que termines los estudios, hasta que bajes de peso, hasta que te cases, hasta que tengas hijos, hasta que tus hijos se vayan de casa, hasta que te divorcies, hasta el viernes por la noche, hasta el domingo por la mañana hasta la primavera, el otoño, el verano, el invierno. o hasta que mueras, para decidir que no hay mejor momento que este para ser feliz. La felicidad es un trayecto, no un destino.

Te dejo un pensamiento para el día:

Trabaja como si NO necesitaras dinero.

Ama como si NUNCA te hubieran herido.

Y baila como si NADIE te estuviera viendo..

 

 Cosecharás tu siembra…

 Lo que damos a los que nos rodean regresa a nosotros…
Su nombre era Fleming y era un pobre agricultor inglés. Un día, mientras trataba de ganarse la vida para su familia, escuchó a alguien pidiendo ayuda desde un pantano cercano. Inmediatamente soltó sus herramientas y corrió hacia el pantano. Allí, enterrado hasta la cintura en el lodo negro, estaba un niño aterrorizado, gritando y luchando tratando de liberarse del lodo. El agricultor Fleming salvó al niño de lo que pudo ser una muerte lenta y terrible.
El día siguiente, un carruaje muy pomposo llegó hasta los predios del agricultor. Un noble ingles, elegantemente vestido, se bajó del vehículo y se presentó a sí mismo como el padre del niño que Fleming había salvado.
- "Yo quiero recompensarlo," dijo el noble. "Usted salvo la vida de mi hijo."
- "No, Yo no puedo aceptar una recompensa por lo que hice," respondió el agricultor, rechazando la oferta.
En ese momento el propio hijo del agricultor salió a la puerta de la casa de la familia.
- "¿Es ese su hijo?", preguntó el noble.
- "Sí," respondió el agricultor lleno de orgullo.
- "Le voy a proponer un trato. Déjeme llevarme a su hijo y ofrecerle una buena educación. Si él es parecido a su padre crecerá hasta convertirse en un hombre del cual usted estará muy orgulloso."
El agricultor aceptó.
Con el paso del tiempo, el hijo del agricultor se graduó de la Escuela de Medicina de St. Mary’s Hospital en Londres, y se convirtió en un personaje conocido a través del mundo, el notorio Sir Alexander Fleming, el descubridor de la Penicilina.
Algunos años después, el hijo del noble ingles, enfermó de pulmonía. ¿Qué lo salvó? La Penicilina. ¿El nombre del noble inglés? Randolph Churchill. ¿El nombre de su hijo?

Sir Winston Churchill.

 

Creatividad

 Cuenta una antigua leyenda que en la Edad Media un hombre muy virtuoso fue  injustamente acusado de haber asesinado a una mujer. En realidad el verdadero autor era una persona muy influyente del reino y por eso desde
el primer momento se procuro un chivo expiatorio para encubrir al culpable.

El hombre fue llevado a juicio ya conociendo que tendría escasas o nulas chances de escapar al terrible veredicto ¡¡la horca!!
El Juez también complotado cuidó no obstante, de dar todo el aspecto de un juicio justo por ello dijo al acusado:
"Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor vamos a dejar en manos de El tu destino vamos a escribir en dos papeles separados las
palabras culpable e inocente Tu escogerás y será la mano del Dios la que decida tu destino."
Por supuesto el mal funcionario había preparado dos papeles con la misma leyenda CULPABLE y la pobre víctima aun sin conocer los detalles se daba
cuenta que el sistema propuesto era una trampa.
No había escapatoria El Juez conminó al hombre a tomar uno de los papeles doblados.
Este respiró profundamente quedó en silencio unos cuantos segundos con los ojos cerrados y cuando la sala comenzaba ya a impacientarse abrió los ojos y con una extraña sonrisa tomó uno de los papeles y llevándolo a su
boca lo engulló rápidamente.
Sorprendidos e indignados los presentes le reprocharon airadamente:
"Pero ¿qué hizo? ¿Y ahora? ¿Cómo vamos a saber el veredicto?"
"Es muy sencillo respondió el hombre. Es cuestion de leer el papel que queda y sabremos lo que decía el que me tragué".
Con rezongos y bronca mal disimulada debieron liberar al acusado y jamás volvieron a molestarlo.

Moraleja: SEA CREATIVO. CUANDO TODO PAREZCA PERDIDO, USE LA IMAGINACION!!


"En los momentos de crisis sólo la imaginación es más importante que el conocimiento."

 

Albert Einstein

¿Crees en los Ángeles?

 

"Esta historia es un homenaje a un ángel que siempre nos acompaña y que sin embargo, a veces hasta le pasamos por alto porque sabemos que estará a nuestro lado, algunos no creen en él, pero aquí esta la verdadera historia de nuestro ángel de la guarda.
Cuenta la leyenda que a un angelito que estaba en el cielo le tocó su turno de nacer como un niño y le dijo un día a Dios:

-"Me dicen que me van a enviar a la tierra, ¿pero como vivir tan pequeño e indefenso como soy?"

-"Entre muchos ángeles escogí uno para tí que te está esperando y que te cuidará" le dice Dios.

-"Pero dime, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz" le dice el angelito.

-"Tú ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz" le responde Dios.

-"¿Y que haré cuando quiera hablar contigo?" pregunta inocente el angelito.

-"Tu ángel te juntará las manitas y te enseñará a orar y podrás hablarme."

Nuevamente replica el angelito:

-"He oído que en la tierra hay hombres malos, ¿quién me defenderá?"

-"Tu ángel te defenderá a costa de su propia vida", respondió Dios.

-"Pero estaré siempre triste no te veré más Señor" exclamó el angelito y Dios le respondió una vez:

-"Tu ángel te hablará siempre de mí, y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia, aunque yo siempre estaré a tu lado."

En ese instante una gran paz reinaba en el cielo, pero ya se oían voces terrestre y el niño presuroso repetía con lágrimas en su ojitos sollozando:

-"Dios mío, si ya me voy dime su nombre ¿Cómo se llama mi ángel?"

A esta interrogación Dios respondió

-"No importa su nombre, tu le llamarás MAMÁ"

Demasiadas veces…

 "DEMASIADAS VECES

TENEMOS MIEDO.

MIEDO DE LO QUE PODRIAMOS

NO SER CAPACES DE HACER.

MIEDO DE LO QUE PODRIAN PENSAR

SI LO INTENTAMOS.

DEJAMOS QUE NUESTROS TEMORES

SE APODEREN DE NUESTRAS ESPERANZAS.

DECIMOS QUE NO CUANDO QUEREMOS DECIR QUE SI.

NOS CALLAMOS CUANDO QUEREMOS GRITAR.

DESPUES DE TODO SOLO VIVIMOS UNA VEZ.

NO HAY TIEMPO PARA TENER MIEDO.

HACE ALGO QUE NUNCA HICISTE.

CORRE EL RIESGO.

NO TE PREOCUPES POR SER ACEPTADO.

NO TE CONFORMES CON SER UNO MAS.

SE VOS MISMO.

NO TENES NADA QUE PERDER.

Y TODO, TODO POR GANAR."

 

Donar sangre es donar vida

 "Hace muchos años, cuando trabajaba como voluntario en un Hospital de Stanford, conocí a una niñita llamada Liz quien sufría de una enfermedad poco común. Su único chance de recuperarse era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, quien había sobrevivido a la misma enfermedad y había desarrollado los anticuerpos necesarios para combatirla.
El doctor explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría dispuesto a dar su sangre a su hermana.
Yo lo vi dudar solo un momento antes de dar un gran suspiro y decir:
- Sí, yo lo haré, si eso salva a Liz.
Después, durante la transfusión continuaba, él estaba acostado en una cama al lado de la de su hermana, y sonreía mientras nosotros lo asistiamos a él y a su hermana, viendo retornar el color a las mejillas de la niña.
Entonces la cara del niño se puso pálida y su sonrisa desapareció. Miró al doctor y le preguntó con voz temblorosa:
- ¿Empezaré a morirme en seguida…?
Siendo solo un niño, este no había comprendido al doctor; el pensaba que le daría toda su sangre a su hermana."

 

 Educar

No educas cuando impones tus convicciones,

Sino cuando suscitas convicciones personales.

No educas cuando impones conductas,

sino cuando propones valores que motivan.

No educas cuando impones caminos,

sino cuando enseñas a caminar.

No educas cuando impones el sometimiento,

sino cuando despiertas el coraje de ser libres.

No educas cuando impones tus ideas,

sino cuando fomentas la capacidad de pensar por cuenta propia.

No educas cuando impones el terror que aísla,

sino cuando liberas el amor que acerca y comunica.

No educas cuando impones tu autoridad,

sino cuando cultivas la autonomía del otro.

No educas cuando impones la uniformidad que adocena,

sino cuando respetas la originalidad que diferencia.

No educas cuando impones la verdad,

sino cuando enseñas a buscarla honestamente.

No educas cuando impones un castigo,

sino cuando ayudas a aceptar una sanción.

No educas cuando impones disciplina,

sino cuando formas personas responsables.

No educas cuando impones autoritariamente el respeto,

sino cuando lo ganas con tu autoridad de persona respetable.

No educas cuando impones el miedo que paraliza,

sino cuando logras la admiración que estimula.

No educas cuando impones información a la memoria,

sino cuando muestras el sentido de la vida.

No educas cuando impones a Dios,

sino cuando lo haces presente con tu vida.

 

 El alpinista

 Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Aconcagua inició su travesía, después de años de preparación pero quería la gloria para él solo, por lo tanto subió sin compañeros.
Empezó a subir y se le fue haciendo tarde, y más tarde, y no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo decidido a llegar a la cima.
La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente nada. Todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas estaban cubiertas por las nubes.
Subiendo por un acantilado, a solo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires… caía a una velocidad vertiginosa, solo podía ver veloces manchas más oscuras que pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.
Seguía cayendo… y en esos angustiantes momentos, pasaron por su mente todos los gratos y no tan gratos momentos de la vida… El pensaba que iba a morir, sin embargo, de repente sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos…
SI, como todo alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguisima soga que lo amarraba de la cintura.
En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedo más que gritar:
-"AYÚDAME DIOS MIO…"
De repente una voz grave y profunda de los cielos le contestó:
-"QUE QUIERES QUE HAGA?"
-"Sálvame Dios mío."
-"REALMENTE CREES QUE TE PUEDA SALVAR?"
-"Por supuesto Señor "
-"ENTONCES CORTA LA CUERDA QUE TE SOSTIENE…"
Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó…


Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontraron colgado a un alpinista congelado, muerto, agarrado con fuerza, con las manos a una cuerda… A DOS METROS DEL SUELO…

¿Y tu? ¿Qué tan confiado estas de tu cuerda?
¿Por qué no la sueltas?

 

El banco de la vida

  

"Imagínate que existe un Banco que cada mañana acredita la suma de $86.400 en tu cuenta.
No conserva tu saldo diario, cada noche cancela la cantidad de tu saldo que no fue utilizado durante el día. ¿Qué harías? Retirarías hasta el último centavo cada día, obviamente.
Bien, cada uno de nosotros posee una cuenta en este banco. ¿Su nombre? TIEMPO.
Cada mañana este banco te acredita 86.400 segundos. Cada noche este banco cancela y da como pérdida la cantidad de este crédito que tu no supiste utilizar con un buen propósito.
Este banco no conserva saldos ni permite transferencias. Cada día te abre una nueva cuenta. Cada noche elimina el saldo del día. Si no utilizaste el depósito diario, la pérdida es tuya.
No se puede retroceder.
No existe acreditación sobre el depósito de mañana. Debes vivir en el presente con el depósito de hoy. Así de este modo podrás obtener mayor felicidad, salud y logros. El reloj continúa su camino. Obtiene el máximo de cada día. Para entender el valor de un año, toma como ejemplo, un estudiante que ha perdido un año de estudio.
Para entender el valor de un mes, toma como ejemplo a una madre que ha dado a luz prematuramente.
Para entender el valor de una semana toma como ejemplo al editor de un semanario.
Para entender el valor de una hora, toma como ejemplo a dos enamorados que esperan encontrarse.
Para entender el valor de un minuto, toma como ejemplo a cualquiera que acaba de perder un tren.
Para entender el valor de un segundo, toma como ejemplo a cualquiera que acaba de evitar un accidente.
Para entender el valor de una milésima de segundo toma como ejemplo a un atleta que ha ganado una medalla de plata en las olimpíadas.

Da valor a cada momento que vives, y dale entonces más valor si lo puedes compartir con una persona especial, que tan especial es dedicarle tu tiempo y recuerda que el tiempo no espera a ninguno.
¿Ayer? Es historia. ¿Mañana? Es un misterio.
Por eso existe el presente. Recuerda ahora que el tiempo no te esperará.
"Da valor a cada momento a tu disposición, lo apreciarás más entonces si puedes compartirlo con alguien que sea especial."

 

 

El carpintero

 

"Un carpintero ya entrado en años estaba listo para retirarse. Le dijo a su Jefe de sus planes de dejar el negocio de la construcción para llevar una vida más placentera con su esposa y disfrutar de su familia.
El carpintero iba a extrañar su cheque mensual, pero necesitaba retirarse. Ellos superarían esta etapa de alguna manera. El Jefe sentía ver que su buen empleado dejaba la compañía y le pidió que si pudiese construir una sola casa mas, como un favor personal.
El carpintero accedió, pero se veía fácilmente que no estaba poniendo el corazón en su trabajo. Utilizaba materiales de inferior calidad y el trabajo era deficiente.
Era una desafortunada manera de terminar su carrera. Cuando el carpintero terminó su trabajo y su Jefe fue a inspeccionar la casa, el Jefe le extendió al carpintero las llaves de la puerta principal.
- "Esta es tu casa," – dijo- "es mi regalo para ti."

Que tragedia! Que pena! Si solamente el carpintero hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, la hubiera hecho de manera totalmente diferente. Ahora tendría que vivir en la casa que construyó "no muy bien" que digamos!
Construimos nuestras vidas de manera distraída, reaccionando cuando deberíamos actuar, dispuestos a poner en ello menos que lo mejor. En puntos importantes, no ponemos lo mejor de nosotros en nuestro trabajo. Entonces con pena vemos la situación que hemos creado y encontramos que estamos viviendo en la casa que hemos construido. Si lo hubiéramos sabido antes, la habríamos hecho diferente.
Piensen como si fueran el carpintero. Piensen en su casa. Cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo.
Construyan con sabiduría. Es la única vida que podrán construir. Su vida ahora, es el resultado de sus actitudes y elecciones del pasado.

Su vida mañana será el resultado de sus actitudes y elecciones hechas HOY!

 

            "El Emperador y la Semilla"

  

Hubo una vez un emperador que convoco a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija.

Todos los jóvenes asistieron y el rey les dijo:

"Os voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros, al cabo de 6 meses deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta mas bella ganara la mano de mi hija, y por ende el reino".

Así se hizo, pero había un joven que planto su semilla pero no germinaba, mientras tanto, todos los demás jóvenes del reino no paraban de hablar y mostrar las hermosas plantas y flores que habían sembrado en sus macetas.

Llegaron los seis meses y todos los jóvenes desfilaban hacia el castillo Con hermosísimas y exóticas plantas.

El joven estaba demasiado triste pues su semilla nunca germino, ni siquiera quería ir al palacio, pero su madre insistía en que debía ir pues era un participante y debía estar allí.

Con la cabeza baja y muy avergonzado, desfilo al ultimo hacia el palacio con su maceta vacía. Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo soltaron en risa y burla, en ese momento el alboroto fue interrumpido por el ingreso del rey, todos hicieron su respectiva reverencia mientras el rey se paseaba entre todas las macetas admirando las plantas.

Finalizada la inspección hizo llamar a su hija, y llamo de entre todos al joven que llevo su maceta vacía, atónitos, todos esperaban la explicación de aquella acción.

El rey dijo entonces:

"Este es el nuevo heredero del trono y se casara con mi hija, pues a todos ustedes se les dio una semilla infértil, y todos trataron de engañarme plantando otras plantas, pero este joven tuvo el valor de presentarse y mostrar su maceta vacía, siendo sincero, real y valiente, cualidades que un futuro rey debe tener y que mi hija merece".

 

"LA HONESTIDAD, LA TEMPLANZA Y EL CORAJE PARA ENFRENTAR NUEVOS DESAFIOS Y SITUACIONES DIFICILES SERÁN  POR SIEMPRE  VIRTUDES QUE SEÑALAN NUESTRO CAMINO A SEGUIR"

 

 

El reino del revés

 

"En el mundo tal cual es, mundo al revés, los países que custodian la paz universal son los que más armas fabrican y los que más armas venden a los demás países; los bancos más prestigiosos son los que más narcodólares lavan y los que más dinero robado guardan; las industrias más exitosas son las que más envenenan el planeta, y la salvación del medio ambiente es el más brillante negocio de las empresas que lo aniquilan. Son dignos de impunidad y felicitación quienes matan la mayor cantidad de gente en el menor tiempo, quienes ganan la mayor cantidad de dinero con el menor trabajo y quienes exterminan la mayor cantidad de naturaleza al menor costo.

Caminar es un peligro y respirar es una hazaña en las ciudades del mundo al revés. Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen. El mundo al revés nos entrena para ver al prójimo como una amenaza y no como una promesa, nos reduce a la soledad y nos consuela con drogas químicas y con amigos cibernéticos. Estamos condenados a morirnos de hambre, a morirnos de miedo o a morirnos de aburrimiento, si es que alguna bala perdida no nos abrevia la existencia.

¿Será esta libertad, la libertad de elegir entre esas desdichas amenazadas, nuestra única libertad posible? El mundo al revés nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo y a aceptar el futuro en lugar de imaginarlo: así practica el crimen, y así lo recomienda. En su escuela, escuela del crimen, son obligatorias las clases de impotencia, amnesia y resignación. Pero está visto que no hay desgracia sin gracia, ni cara que no tenga su contracara, ni desaliento que no busque su aliento. Ni tampoco hay escuela que no encuentre su contraescuela."

 

 

Acurrucar el alma

Por Laura E. Asturias (Guatemala)

 

Desde hace un tiempo tengo estas líneas guardadas en un rinconcito de mi computadora, pues he sentido la necesidad de escribir, no solamente en pie de denuncia, sino también sobre temas livianos, de asuntos que trasciendan la política, los conflictos, y exalten la calidad de nuestras vidas. Y es que he llegado a convencerme, a fuerza de experimentarlos o bien de no tenerlos, que los vínculos de verdadera intimidad con que entrelazamos nuestras vidas a las de otras personas son una de las mayores fuentes de gratificación y satisfacción individuales y espirituales necesarias para la plenitud existencial.

No sé a ustedes, pero a mí me llega eso de la intimidad. Pero hacer llegar el mensaje que deseo transmitir, exige definir la intimidad como la he aceptado en mi vida y como hoy se le conoce en otras sociedades. En la nuestra, intimidad evoca situaciones que involucran sexo. No así en otras culturas, donde en dicho término puede incluirse el compartir de la sexualidad pero no atribuírsele exclusividad de la expresión de ella.

La verdadera intimidad no exige un encuentro puramente sexual. Entraña, eso sí, un mirarse a los ojos y hablarse suave y significativamente con ellos.
Es percibir, sin necesidad de contacto físico, pero sin excluirlo, un
fuerte abrazo, una sonrisa apenas esbozada, pero plena, que nos permite saber que estamos en presencia de un amigo entrañable, de una amiga-hermana como no hay dos en el mundo. Es una comunicación profunda, auténtica, que legítimamente refleja la verdad de nuestro ser.

Porque la intimidad, la verdadera intimidad, es mucho, mucho más que el placer de la piel, y por lo general ni siquiera eso. Lo puede incluir, pero no lo exige como un derecho contenido en la palabra, sino que lo permite, lo estimula, cuando dos almas se hablan a fondo en absoluto silencio, cuando las palabras encuentran su blanco en un corazón que las acoge humildemente, sin que la fortaleza de la personalidad frente a nuestros ojos amenace sus latidos, y sin dejar de pulsar en la entrega.

Tantas veces nos alejamos del espíritu, de ése que habla sin voces.
Afanosamente buscamos el placer, enamorarnos, vibrar de pasión. Y olvidamos lo otro, lo tierno, lo suave, la caricia que, al igual que el viento, roza íntimamente nuestra piel, el abrazo de una tierra que nos aferra a ella, a pesar de nuestra férrea intención de destruirla, el invisible cordón vital que nos une al otro, a la otra.

Perdemos la vida en esa búsqueda trivial del amor como lo hemos aprendido -con ausencias, tantas veces con maltratos e indiferencia, con la arrogancia de quien se sabe amado y hace del amor su cuna de laureles, para ahí dormir sin dar a quien le da.

La intimidad es dar porque hay tanto que dar, y recibir la verdad del otro, de la otra, como un hecho, y punto, sin sentir amenaza por su fuerza ni bochorno por sus debilidades. Dar y recibir sin pelea, con entrega, sin luchas de poder que midan mi fuerza y la suya, que determinen cuán fuerte es mi escudo y decidan quién portará en la mano la espada de la victoria.

Dejar el alma al desnudo frente al otro, la otra; permitir que fluyan tanto nuestros mejores aspectos como las caras feas de nuestro ser, y así crear, a base de encuentros vitales, la confianza necesaria que nos asegure, en los huesos y en el alma, la continuidad de la presencia de esa otra persona -eso es intimidad.

Estar ahí, presentes, a pesar de las caras feas y exaltando el crecimiento de nuestros mejores puntos, y dar así a la otra persona la seguridad de nuestro compromiso a la amistad, a la relación, al bienestar común -eso es intimidad.

Me llega eso de la intimidad, eso de confiar visceralmente en alguien para permitirle acurrucar mi alma con cánticos universales; enraizar mi cabello en sus pestañas, en su pecho, para cerciorarme de que sus ojos me ven y su corazón reconoce mi presencia. Me llega eso de una sutil mirada que bendiga mi día, que me llueva encima como las primeras gotas del invierno y pinte en mi alma secretos vivos con los suaves tonos de la naciente primavera.

 

 

No culpes a Nadie



Nunca te quejes de nadie, ni de nada, porque fundamentalmente tu has hecho lo que querías en Tu vida.

Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo y el valor de empezar
corrigiéndote El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error. Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte, enfréntala con valor y acéptala.

De una manera u otra es el resultado de tus actos y prueba que tu siempre has de ganar. No te amargues de tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño.

Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar. No olvides que la causa de tu presente es tu pasado así como la causa de tu futuro será tu presente.

Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones, de quien vivirá a pesar de todo, piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin alimentarlos morirán. Aprende a nacer desde el dolor y a
ser más grande que el más grande de los obstáculos.

Mírate en el espejo de ti mismo y serás libre y fuerte y dejarás de ser un títere de las circunstancias porque tu mismo eres tu destino.

Levántate y mira el sol por las mañanas y respira la luz del amanecer.

Tú eres parte de la fuerza de tu vida, ahora despiértate, lucha, camina, decídete y triunfarás en la vida; nunca pienses en la suerte, porque la suerte es: el pretexto de los fracasados.

Pablo Neruda

 

 

 

 

 

 

About these ads

2 respuestas

  1. мŷЯιαm GύαďαІύρз

    eston va a servir mucho para q la gente refleccione y todo esto esta super bonito

    2 junio, 2009 en 20:04

  2. leyla

    Muchas gracias por compartir todas estas reflexiones y brindar una oportunidad para encontrarnos con nuestro propio ser

    9 noviembre, 2009 en 15:20

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.